Este blog, criado em janeiro de 2007, é dedicado à minha filha Flavia e sua luta pela vida. Flavia vive em coma vigil desde que, em 06 de janeiro de 1998, aos 10 anos de idade, teve seus cabelos sugados pelo sistema de sucção da piscina do prédio onde morávamos em Moema - São Paulo. O objetivo deste blog é alertar para o perigo existente nos ralos de piscinas e ser um meio de luta constante e incansável por uma Lei Federal a fim de tornar mais seguras as piscinas do Brasil.

ALERTA NA ESPANHA.

- 9 de janeiro de 2007
Um amigo médico e escritor espanhol escreve um artigo sobre o acidente de Flavia na imprensa local, chamando a atenção para o perigo desses equipamentos de piscinas instalados sem a adequada atenção e cuidado. Transcrevo aqui o artigo pelo ALERTA nele contido.
===
Viernes, 13 de Febrero de 1998

LA VOZ DE HUELVA - ESPAÑA
Yo Acuso - Teodoro de Vega Ruiz


Puede parecer tal vez uncomentario a destiempo hablar ahora de piscinas y sus problemas, cuando la nieve y el frío nos invaden en todo el país. Creo que no porque el tema es siempre de candente actualidad, no solo porque en nuestras ciudades, afortunadamente, nuestros escolares continuan, en piscinas cubiertas, practicando la atractiva actividad de nadar bien, buscar y hacer deportes acuáticos, sino que también hay que recoger que en otros países, países hermanos, y cada vez más cercanos, disfrutan en estos momentos de un cálido verano, con todo el componente del agua, mar y piscinas. Por ello, me ha decidido a abordar este tema, duro en muchos momentos, trágico en otros. Hay una patología de las piscinas. Hay - voy a utilizar por mi condición de médico algunos conceptos específicos - una patología infecciosa, una patología química y una patologíia mecánica.

Una patología infecciosa, referida a los transtornos de la piel, dérmicos por procesos no bien curados o protegidos, alén de un peligro infeccioso, en función de posibles parásitos en el cabello. Los cuidados sanitarios, al respecto, se imponen, y la necesidad de una vigilancia en las piscinas. Una patología quimica que abarca la amplia problemática de la acidez o alcalinidad de las aguas, con un minucioso estudio de los pH de las mismas, unidas a la siempre peligrosidad de un descontrol en las concentraciones del cloro. Sobran mis comentarios, creo, porque la necesidad de actuar sobre estos posibles agentes patógenos es clara y concreta. Pero, hay - y es el aspecto que ahora trae y llama con más fuerza mi atención - una patología mecánica, traumática, dura, agresiva, de resultados muchas veces de enorme gravedad. Los resbalones incontrolados, con caídas aparatosas, por un lado, al intentar entrar en una piscina, con malas condiciones en los accesos inmediatos, que deben regularse, por un lado, y los tremendos golpes sobre la cabeza, con las conocidas fracturas-luxaciones de la columna vertebral, con las secuelas de parálisis corporales, tetraplegias, tristemente muy de actualidad en nuestro país, actualmente por otro. Pero, desgraciadamente, hay más. La utilización de aspiradores, que limpian las aguas, recogen los detritus, chupan, por así decirlo, todo lo que encuentran en su camino, aspiradores que, en muchos casos, siguen funcionando, cuando el baño es utilizado y que en muchas ocasiones no tienen una adequada protección, hacen con que esa aspiración se produzca a veces sobre personas, seres vivos, dando lugar al trastorno de importancia vital. Hay descrito algún caso de fuerte aspiración con prolapso, salida de órganos íntimos de alguna chica, hay veces en que la aspiración es más simple: lo que se aspira es el cabello de una niña que al quedar atrapado por la fuerza del aspirador da lugar a un problema de respiración, con el consiguiente cuadro de asfixia, anoxia cerebral, y... Quiero reconocer que este último aspecto de la ampla y compleja patologia de las piscinas es el que me ha hecho actualizar, a groso modo, estos datos, para en un yo acuso desgarrador contribuir a que estos fenómenos sean controlados, y a que los cuidados se extremen desde todos los puntos de vista para evitarlos. Una pequeña amiguita mía, de diez años de edad, Flavia, allá, en las entreñables tierras de Brasil, en São Paulo, lleva ya veinte días - he dicho sí, 20 días - em coma profundo, como consecuencia de una asfixia y severa anoxia cerebral, al quedar su linda cabellera atrapada por un aspirador descontrolado; su inconsciencia infantil no pudo preveer posiblemente, el peligro que la estaba acechando. Su vida sigue pendiendo por un hilo. Los médicos en la UTI pediátrica del Hospital Santa Izabel continúan la lucha sin desmayo, para conseguir ese milagro médico, que supondrá la recuperación de una vida. Por raziones de amistad y afecto participo muy directamente en esta tragédia, una más, que las piscinas, por una mala utilización de las mismas, pueden llevar consigo. Es necesario pienso, que en tolo el mondo civilizado, hay que mantener las espadas en alto en la vigilancia, control y adecuación de estos lugares de recreo, para que el drama no surja. Vale la pena. Flavia, diez años, muy linda, delgadita, siempre sonriente, con la vocecita agradable, solo puede ahora comunicarse - se ? comunica realmente? - con nosotros, a través de un movimiento de algún dedo voluntario o, qué horror, involuntario.

Nenhum comentário

Postar um comentário

Related Posts with Thumbnails